Tuesday, April 26, 2011

Más grande que el poder de los átomos. Segunda parte

From 25 August 2010 StemCells&AtomBombs:  Greater than the might of atoms - Part II


Leer más en el Detroit News
La primera parte “Más grande que el poder de los átomos multiplicado por mil” está disponible aquí.

La imagen de la izquierda fue tomada durante la huelga de brazos caídos de General Motors en 1936. En estos momentos, os podéis estar preguntando: “Si es una huelga de brazos caídos, ¿por qué está todo el mundo fuera?” Si os habéis preguntado esto o queréis conocer la respuesta, por favor, seguid leyendo la entrada de hoy.

Como siempre, no pretendo dar una lección de historia (os proporcionaré algunos buenos enlaces a lo largo de la entrada), sino captar vuestra atención sobre acontecimientos históricos importantes para nuestra campaña para una mayor investigación sobre CURAS basadas en células madre y el acceso a estas.

En resumen, la huelga de brazos caídos de Flint consistió simplemente en eso: los trabajadores se sentaron y ocuparon las fábricas. En lugar de hacer la huelga fuera (y así permitir que el dueño controlase las instalaciones de producción físicas), los trabajadores permanecieron dentro para evitar que el dueño sacara el equipo o intentara reanudar la producción. No era la primera huelga, pero probablemente fue la mayor y de más éxito; al final General Motors (la mayor empresa del mundo de la época) fue obligada a admitir y reconocer el Sindicato del Automóvil (UAW) lo que, a su vez, dio lugar a mejoras de los salarios y las condiciones laborales para la sociedad estadounidense, ya que los trabajadores de otros sectores se envalentonaron con este triunfo.

La parte de permanecer sentados fue la más dramática. Si no hubiera sido por los que apoyaban el sindicato y los ciudadanos que rodearon la fábrica, cortando así el paso a la policía y luego rompieron ventanas para dejar salir el gas lacrimógeno lanzado por la policía, la huelga habría tenido un final muy distinto.

Creo también que se trata de un acontecimiento importante para ser estudiado por el hecho de permanecer sentado. Muchos de los que podríamos beneficiarnos de las terapias con células madre ya estamos sentados (un cierre, por oposición a huelga) con un enorme impacto sobre la economía. Pero este es tema para otra entrada.
Creo que hay dos lecciones principales que se pueden aplicar a nuestra campaña de CURAS basadas en las células madre para un gran número de enfermedades:

Concentración de 150.000 personas en Cadillac Square
Terminar con el aislamiento de las comunidades con la enfermedad
Con frecuencia oímos hablar de la huelga de brazos caídos de Flint y la huelga de brazos caídos en la planta #1 Fischer, pero en realidad hubo huelgas y huelgas de brazos caídos en muchas otras fábricas de automóviles al mismo tiempo. El concepto básico que subyacía tras el Sindicato del Automóvil era un sindicato industrial con trabajadores de todo el sector del automóvil. Esa es justamente la razón por la que el Sindicato del Automóvil tuvo y sigue teniendo éxito.

Buscar grupos de apoyo a las células madre no nos lleva casi a ningún sitio, pero buscad grupos de enfermedades específicas que apoyan la investigación de las células madre y encontraréis miles. Muchos de estos grupos hacen más que simplemente apoyar; también financian su propia investigación, lo que conlleva competir con otros grupos de enfermedades por dinero e influencias.
Esta es una de las razones por las que los sindicatos industriales organizaron a trabajadores por industrias, para acabar con la competición entre los trabajadores por rebajar los salarios y las condiciones en una carrera por conseguir trabajo.

Estamos más cerca que nunca de curas basadas en células madre. Es hora de unirse en lugar de competir, que sólo dejará a todos los grupos con las manos vacías.

Crear apoyo entre los afectados y los no afectados.
Independientemente del número de enfermedades que las células madre puedan curar, los enfermos, gracias a Dios, son una minoría. Fracasará cualquier movimiento que rechace llegar a más allá de una minoría. Independientemente del tamaño y poder del Sindicato del Automóvil, los trabajadores del sector automovilístico aún son una minoría en la sociedad y los que ganaron aquella histórica huelga de brazos caídos en la fábrica #1 Fischer habrían perdido ante los 150.000 trabajadores que se concentraron en Cadillac Square y los 5.000 seguidores que rodearon la fábrica cuando la policía intentó detener el reparto de alimentos.

¿Cómo consiguió el Sindicato del Automóvil reunir a 150.000 personas en una concentración para apoyar a un grupo que, en comparación, era muy pequeño? No recurrieron a la envidia o al miedo de la gente, sino que recurrieron a la gente para que viera lo que era correcto y justo. En este sentido la gente es excepcional; reacciona ante mensajes positivos.

¿Qué es más justo que asegurarse de la cura de los enfermos? Si el Sindicato del Automóvil en 1936, un grupo pequeño, consiguió sacar a las calles a 150.000 personas para apoyar una huelga, ¿por qué no podemos nosotros hacer lo mismo para apoyar a las células madre?

Movilizar a los seguidores
Es lo que nos lleva a mi objetivo final y sobre lo que me gustaría que comentaseis.

No soy de los que critican las nuevas tecnologías, pero ya puedo oír a algunos que conozco diciendo: “No puedes llevar tu camino hacia una cura en un blog”. Lo único que puedo decir es que lo sé, pero nuestra capacidad de llegar a un gran número de personas es mejor que nunca, así que deberíamos poder contar con más de 150.000 seguidores que apoyen las terapias con células madre. La gran pregunta es: ¿por qué no podemos?

La razón que se me ocurre es el mensaje que se está transmitiendo por parte de muchos grupos que apoyan CURAS con células madre. El mensaje es “financia la investigación de células madre porque curará las enfermedades que tenemos”. Por supuesto, durante la huelga de brazos caídos de Flint el Sindicato del Automóvil había concretado peticiones sobre el trabajo y el salario, pero también había un mensaje social. Se trataba de un movimiento por la democracia en el trabajo. En una sociedad, cuando el totalitarismo de una empresa era intolerable, el Sindicato del Automóvil apuntaba a la democratización del trabajo y la sociedad. Las 150.000 congregadas en Cadillac Square no sólo estaban allí para apoyar a los trabajadores de Flint, estaban allí también para exigir un cambio fundamental en la sociedad.

Los grupos a favor de las células madre tienen que seguir el ejemplo de estas luchas. Las exigencias deben ser algo más que simplemente “dadnos tratamientos de células madre”, tenemos que transmitir mensajes sobre el gasto de la ciencia en objetivos destructivos como las bombas atómicas, para exigir una sociedad en la que la prioridad se establezca en las personas, y no solo en el mundo desarrollado. Un mundo donde caminar por Marte se mantendrá en un segundo plano para que, antes de eso, la gente de este mundo pueda caminar sobre la tierra. La lucha por CURAS de células madre tiene que darse en una sociedad donde las personas sean lo primero.

Por eso hoy no he comenzado la entrada sobre la huelga de brazos caídos con una imagen de personas sentadas. Si las únicas personas que participaron en la huelga fueran las que permanecieron sentadas en la fábrica #1 Fischer la historia de la que habríamos estado hablando hoy habría sido la Masacre de Flint. 


Translator - Irene Corchado Resmella

Tuesday, April 19, 2011

No nos lamentemos. ¡Organicémonos!

From 09 August 2010 StemCells&AtomBombs: Don't mourn. Organize!


Hoy es 9 de agosto de 2010. Hoy hace sesenta y cinco años que en Nagasaki, Japón, a sólo 560 kilómetros de donde yo estoy, en Osaka, fue utilizada la última bomba atómica en una guerra.

Como este blog trata sobre CélulasMadreYBombasAtómicas, quise escribir algo significativo para señalar este aniversario, pero no supe qué decir. ¿Debería condenar el bombardeo? Pero para qué serviría una condena después de 65 años. ¿Debería escribir sobre el horror? Pero creo que no podría decir nada más que lo que ya dicen las fotos que todos habéis visto del gigantesco hongo, que desintegró la vida humana, o que las propias voces de los supervivientes, que vosotros mismos podéis escuchar.

Buscando qué escribir, llegué a esta cita de la Madre Teresa, “Una vez me preguntaron por qué no participo en manifestaciones anti-guerras. Dije que nunca lo haré, pero en cuanto se haga una concentración pro-paz, allí estaré.”

Realmente no importa si estáis de acuerdo o en desacuerdo con la Madre Teresa o la labor que llevó a cabo. Esta cita, me hizo comprender mis propios planteamientos, el por qué nunca he querido formar parte de ningún movimiento ANTI nada, y el por qué suelo echarme atrás al ver manifestaciones ANTI. No me interpretéis mal, soy sindicalista, así que he asistido a unas cuantas manifestaciones, huelgas, y piquetes, pero esas acciones eran A FAVOR de algo: sueldos, vacaciones, seguros, derechos sindicales.

Por eso hoy, me gustaría dar las gracias al movimiento de desarme nuclear Japonés e internacional, que nos asegura que Nagasaki haya sido la última vez que se usó una bomba nuclear. Estos grupos nos han mantenido a salvo, movilizándose activamente por la prohibición de las armas nucleares. Supongo que, para subrayar el hecho de que los grupos por la paz tienen un impacto en la política mundial, inconscientemente, escojo escribir sobre la última vez que se usó una bomba atómica, en vez de escribir sobre la primera vez, en Hiroshima, el 6 de agosto.

Podéis ver aquí la Declaración de Paz de Nagasaki. Fijaos en que no es la Declaración Anti-Guerra de Nagasaki.

Visitar países de todo el mundo. Presionar a los políticos. Hacer declaraciones públicas. Educar al pueblo. Hablar con las Naciones Unidas, pero aún más importante, hablar a la gente como tú y como yo. Todas estas cosas han mantenido viva la campaña por un mundo sin armas nucleares. No han dicho simplemente ‘La guerra es mala’, tampoco han dicho simplemente ‘La paz es buena’. ¿Quién podría discrepar? Promueven activamente la paz y nos piden desempeñar un papel en la lucha POR la paz, y gracias a esto, han evitado que ocurran más Hiroshimas y Nagasakis.

Estos grupos por la paz movilizan a la gente, porque: uno - la mayoría de la gente de a pie se opone visceralmente a la destrucción y al crimen, sin importar el responsable, dos - pueden reflejarse en las historias de las víctimas, y tres - los grupos por la paz dan a la gente una oportunidad de participar; firmando una petición, participando en actividades, escuchando a aquellos que han experimentado la bomba. Pero lo más importante es que estos grupos presentan una alternativa viable a la de volar el mundo con armas atómicas. En consecuencia, la gente les escucha, y los políticos escuchan a la gente. Esto es hacer campaña activa.

En resumen, los grupos por el desarme y la paz han hecho algo muy importante; utilizando las terribles lecciones de Hiroshima y Nagasaki, han conseguido que, mediante su participación, la gente se comprometa en prevenir que eso vuelva a ocurrir. Esa es la idea básica que se encuentra tras ‘No nos lamentemos. ¡Organicémonos!’.

Mi motivo personal para ‘No nos lamentemos. ¡Organicémonos!’ es simple. Cuando enfermé y perdí el uso de mis piernas, tenía dos opciones. Una, caer en una gran depresión, o dos, acostumbrarme a vivir en una silla. Me dijeron que era preferible la segunda, porque, si no aceptaba la segunda opción, la primera me llegaría de forma natural. Decidí tomar otra opción, y esa opción es hacer campaña por una cura. No sólo porque yo quiera una. Cuando descubrí que la ciencia está ahí, pero no está recibiendo los recursos necesarios, decidí que no quería acostumbrarme a la silla, que quería andar, y era un absurdo no intentar que yo y otros millones de personas podamos andar.

En las próximas semanas, espero daros más información sobre lo que están haciendo diferentes grupos a favor de la investigación con células madre, para garantizar que no se desperdicie dinero, ciencia ni potencial humano. Espero que no sólo observéis, sino que participéis activamente en la lucha por curar enfermedades.
Translator: Pierre-joseph López Ardisana

Lecciones atómicas para la financiación de la investigación sobre células madre

From 05 August 2010 StemCells&AtomBombs: Atomic lessons for stem cell funding



En mi último post, Wasted, prometí ofrecer un modo alternativo y eficiente para financiar, administrar y planear la investigación sobre células madre. Hoy intentaré hacerlo.


Creo que la mayoría de las personas no ven ninguna alternativa posible al enfoque actual, que puede resumirse así. Empezar con financiación pública (vuestros impuestos) y dividirlo en cantidades pequeñas entre varias universidades diferentes e instalaciones de investigación privadas. Las instalaciones de investigación privadas entonces deben intentar atraer a inversores privados para aumentar el capital y las universidades deben asociarse con instalaciones de investigación privadas. ¿Es cierto lo que escribo? Echad un vistazo a qué “instituciones” reciben financiación sólo en el estado de California.


Ahora como hay en juego beneficios privados nadie compartirá su información. Todas las instalaciones de investigación privadas y las universidades que busquen financiación pública (vuestros impuestos) empezarán a exigir más fondos para la investigación y nosotros, el público, y sobretodo aquellos que padecemos enfermedades que podrían curarse con células madre, sumaremos nuestras voces para pedir más dinero. A veces el público también se involucra intentando conseguir donaciones que a su vez se dividirán en pequeñas cantidades entre empresas privadas que nunca cooperarán porque sus balances económicos están en juego.

Como decía en Wasted, no hago crítica de los beneficios o la búsqueda de beneficios ni pretendo que sea una perspectiva teórica sobre el libre mercado. Simplemente quiero ilustrar una idea muy importante. Un dinero insuficiente, dividido entre muchos grupos que no tienen motivación alguna para cooperar, es ineficaz y no aportará más terapias de CURA que si rezásemos al “dios Spaghetti”. Os preguntaréis cuál es mi gran idea.


Bueno, no es mi gran idea. Es una manera comprobada con resultados comprobados y demuestra que con la cantidad de dinero adecuada y, más importante, con una planificación y administración, cosas que parecían imposibles pueden llevarse a cabo. Bienvenidos a las Lecciones atómicas para la investigación sobre células madre.

Antes de que me entretenga escribiendo la historia completa del proyecto de la bomba atómica dejadme que os diga que ése no es mi objetivo. Al final de este post os dejaré algunos buenos enlaces, si estáis interesados. Lo que haré es señalar las similitudes y las diferencias principales. Al final vosotros podréis juzgar si una planificación adecuada puede llevar de la investigación sobre células madre a una cura.

Ni las células madre ni las bombas atómicas son quimeras:
No podemos desear que desaparezcan las enfermedades más de lo que ellos puedieran desear la creación de la bomba atómica. El dinero sin ciencia no sirve de nada. Cuando los EEUU, la Unión Soviética, Inglaterra, Alemania y Japón empezaron a interesarse por la bomba atómica, ya había mucha investigación tras la idea y los gobiernos de estos países emplearon muchos recursos tratando de convertir esa investigación en una bomba atómica. Inglaterra, atacada por Alemania, no estaba en posición de desarrollarla y desde un principio llevaron sus importantes ideas atómicas a los EEUU en una carta del comité MAUD. La Alemania nazi, con algunas de las mayores eminencias científicas del mundo y la industria química más avanzada, no pudo hacerlo después de que muchos de sus mejores científicos se convirtieran en refugiados de los nazis. Hacia 1943, Japón ya padecía unas carencias que relegaron su proyecto de la bomba atómica a un segundo plano a favor de esfuerzos de guerra más pragmáticos. Fueron los EEUU, una potencia económica e industrial protegida de la guerra por dos océanos, con la ayuda de los gobiernos británico y canadiense, quienes construyeron la bomba.


Igual que pasa hoy con las células madre, mucha de la ciencia para la bomba atómica existía, sólo que estaba repartida en varios lugares diferentes. Hasta que el Proyecto Manhattan recibió financiación por parte de Roosevelt en 1941, la mayor parte de la investigación la desarrolló el gobierno (desde 1939) y universidades cuya investigación estaba financiada por fundaciones privadas (igual que pasa hoy con las células madre) por todos los EEUU. El Proyecto Manhattan finalmente reunió toda la investigación y a los investigadores principales y los puso en cuatro complejos principales. Cuatro años después se lanzaba dos bombas atómicas sobre Japón.

Puede que la investigación sobre células madre ya esté mucho más avanzada que la investigación de la bomba atómica en 1941. En 1931, Enrico Fermi, físico italiano conocido por su trabajo en el desarrollo del primer reactor nuclear, dijo: “había pocas probabilidades de la bomba atómica, pocas pruebas de que no estuviéramos persiguiendo una quimera." Comparar esto con Hans Keirstead, un eminente investigador sobre las células madre, que dijo que utilizarlas para tratar lesiones de médula espinal no es cuestión de si, sino de cuando, pero criticó la falta de fondos; y veréis que con un empujón al estilo del Proyecto Manhattan para las células madre se llevarían las terapias de los laboratorios a los hospitales incluso más rápido que la creación de la bomba atómica.


Cuando se fundó el Proyecto Manhanttan en 1941 todavía quedaba mucho camino por recorrer y muchas preguntas por responder. Había que solucionar el problema de la separación isotópica (separar el uranio válido del no válido), y determinar qué método era mejor, ya que había tres métodos importantes en estudio. Y también quedaba la pregunta de si el material fisionable para la reacción en cadena debía ser uranio o plutonio, en caso de ser una bomba de fisión o una bomba de fusión. Todos estos problemas pudieron solucionarse porque los jugadores principales se unieron y colaboraron.

Siempre se habla de que la planificación, o incluso peor, la planificación gubernamental, pueden perjudicar a la investigación e innovación, pero no es cierto. Hay muchas investigaciones e innovaciones diferentes que tratan sobre las células madre, pero lo que necesitamos es una manera de llevar lo mejor de la investigación a la práctica y eso implica acelerar el proceso. Como sucedió con la bomba atómica, la intervención del gobierno, en realidad, control gubernamental, sirvió para garantizar que los científicos escogían los mejores métodos para crear la bomba, ya que no podían debatir cuál era el mejor. Pasaron por el aro porque...

Había/hay una guerra en curso:
El motivo principal para que los EEUU iniciaran la investigación de la bomba atómica fue el miedo a que los nazis se adelantaran en construirla. Einstein escribió a Roosevelt, el presidente estadounidense, poco menos de un mes antes de la invasión nazi de Polonia, creyendo que Alemania estaba cerca de conseguir una bomba. Aunque los Estados Unidos no estaban involucrados aún en la guerra, Roosevelt sabía claramente que en el futuro cercano, los EEUU no podrían mantenerse al margen y tendría que lidiar con el problema de un futuro enemigo poniendo sus manos sobre el arma más poderosa del mundo. Creo que eso es bastante motivador.

Sin incluir ninguna enfermedad que podría CURARSE con terapias de células madre, excepto las lesiones de médula espinal, ya hay más personas discapacitadas por esta afección (450.000 en los Estados Unidos) que bajas de guerra estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial. Doscientos mil más que las 250.000 vidas estadounidenses que algunos creen que se habrían perdido si Estados Unidos hubiesen invadido Japón en lugar de lanzar la bomba atómica. Cien veces más el número de bajas estadounidenses en Irak. Con estas cifras no quiero restar importancia a aquellos que han muerto en guerras. Al contrario, demuestra el significado de luchar por las vidas que las CURAS con células madre podrían salvar. Ahora estamos en una situación parecida a una guerra. Cuando no había posibilidades de cura, estábamos perdiendo la guerra, ahora hay una oportunidad de ganar.

Las bombas atómicas no deberían ser objeto de negocio igual que no deberían serlo las células madre.
Las empresas privadas no deben controlar quién recibe curas de células madre ni a través de precios elevados ni con control de patentes. No hablamos de un nuevo jarabe para la tos, esto cambiará de forma importante la sociedad, igual que lo hizo la energía atómica, y el propietario de la patente no debería dictar quién puede curarse.

Curiosamente, la bomba atómica también tuvo problemas de patente. Leo Szilard, un físico húngaro, poseía la patente de la reacción nuclear en cadena. Para bien o para mal, el gobierno básicamente lo ignoró porque nadie se le opondría en ese aspecto. Quizá hiciera falta un disidente, como se considera a menudo a Szilard, para elaborar esta idea, pero al final Szilard no pudo conseguir financiación para su proyecto. Szilard no fabricó la bomba atómica, pero el gobierno de los EEUU sí.

Los enfermos no deberían estar a merced de empresas privadas que decidan si, ya que poseen la patente, una terapia con células madre nueva llega al “mercado”. Es posible que un propietario privado de una patente impida que un medicamento vital esté a disposición del público.  Puedes mirarlo tú mismo.

La bomba existe, las curas con células madre no:
Cuatro años después de que el proyecto Manhattan, dirigido por el gobierno de los Estados Unidos, fuera organizado, hubo una bomba atómica.

¿En qué puntos estamos de la investigación sobre células madre y cuánto nos falta para conseguir una cura? Aunque parece que existen nuevas curas (ver “Noticias tan buenas que te pondrán enfermo”) no se usan de forma extendida.

Ahora esperaré a que alguien discrepe y me muestre pruebas de que dejar la investigación sobre células madre en manos privadas proporcionará curas para la población mundial.

Más lectura sobre la bomba atómica:

Translator: Pedro Solano

Tuesday, April 5, 2011

Bienvenido a la cura español y Fenexy

~Carles Alcolea~
Desde que somos pequeños, ya en el colegio, nos dicen que las enfermedades las curan unos señores con bata blanca y probeta a los que llaman científicos. Siempre se ha imaginado a este colectivo como un grupo de gente loca y desaliñada que está en un edificio gigante lleno de laboratorios con infinitos recursos haciendo experimentos que sólo ellos entienden.

Nada más lejos de la realidad. ¿Cómo funciona la ciencia en realidad? ¿Cómo descubrimos la curación de enfermedades?

La dura realidad es que los científicos son personas normales de carne y hueso, con sus familias, hipotecas y sus propios problemas. Normalmente son personas que han decidido dedicarse a la investigación fruto de una pasión personal y muchas veces no ganan dinero por ello, viven de su sueldo como profesor o de beca en beca.
No sólo eso, si no que parte del tiempo que podrían dedicar a investigar e ir avanzando, lo tienen que perder rellenando formularios de solicitudes, pidiendo becas, buscando colaboradores, intentando abaratar costes etc.

Esto explica porque todo avanza tan lento, ¿verdad?

¿Y si la ciencia y la sociedad no se encontraran tan separados? Al fin y al cabo, la ciencia arregla los problemas de su sociedad, ¿por qué no facilitarle el trabajo a los que investigan para curarnos? Mañana podrías necesitar una solución que todavía no se ha descubierto.

El campo de las lesiones medulares está creciendo rápidamente debido a los últimos descubrimientos. Ya hemos roto la barrera que parecía irrompible: las lesiones medulares son curables.

Pero la ciencia que estudia la curación de las lesiones medulares necesita muchas cosas. Necesita dinero, incentivos para llamar a nuevos cerebros, recursos materiales y humanos etc.

Los científicos necesitan reunirse a menudo y hablar de sus avances para generar nuevas ideas, comparar resultados, colaborar unos con otros. Necesitan el soporte de todos.

Por eso existe Fenexy.
Salida oficial al público: Noviembre 2010.

¿Te gustaría hacer algo mientras tanto?

Consulte nuestro sitio web en www.fenexy.org.

Consulte nuestra página de facebook en http://www.facebook.com/Fenexy.

En Fenexy tiene colaboradores de todo tipo (administración, publicidad, diseño, traducción etc.), hay mucho trabajo por hacer. Si eres una persona activa y quieres invertir parte de tu tiempo en cambiar las cosas de verdad, ponte en contacto con nosotros en info@fenexy.org 



CélulasMadre&BombasAtómicas italianas

From 23 October 2010 StemCells&AtomBombs: Italian StemCells&AtomBombs

"O Eterno, ascolta la mia preghiera, e porgi l'orecchio al mio grido; non esser sordo alle mie lacrime; poiché io sono uno straniero presso a te,  - un pellegrino, come tutti i miei padri." (Salmo XXXIX)

"Escucha mi súplica, Yavé, presta oído a mi grito, no te hagas sordo a mis lágrimas. Pues soy un forastero junto a ti, un peregrino como todos mis padres". (Salmos 39)

Con este verso de los Salmos inauguro la versión italiana de CélulasMadre&BombasAtómicas, www.CelluleStaminalieBombeAtomiche.blogspot.com. 

La versión italiana ocupa un lugar especial de mi corazón porque aunque ahora vivo en Osaka, Japón, y nací en Woodstock, Ontario, tanto mi padre como mi madre son italianos. De hecho, mi primera lengua es el italiano, ya que en realidad no aprendí a hablar inglés correctamente hasta que fui a la escuela. El italiano es el idioma del hogar de mi niñez, el idioma que hablo con mi madre y hablaba con mi padre, que falleció hace quince años, y el idioma que hablaba con mi abuela, mis tíos y con los amigos de mis padres.

Pero igual que muchos niños inmigrantes, el conocimiento de nuestra lengua materna es limitado por la falta de educación en la lengua de nuestros padres. Poco a poco, a medida que el inglés dominaba nuestras mentes, nos fuimos distanciando un poco de nuestros padres. Nuestro italiano no era lo bastante bueno para decir exactamente lo que nuestros padres querían oír, y el inglés de nuestros padres nunca fue lo bastante bueno para escuchar exactamente lo que queríamos decir… pues soy un forastero junto a ti.

Espero que con el equipo de dedicados traductores voluntarios (Anna Recchia, Nicoletta Natoli y Daniela Bollini) mi madre podrá leer mis pensamientos adultos y entenderme un poco mejor. Espero que sea feliz con el hijo que ha criado.

Tengo familia por todo el mundo. De Italia a Suiza, los hermanos de mi madre y mi propio padre durante un tiempo antes de cumplir los veinte. De Italia a Argentina, el hermano de mi padre que murió allí poco tiempo después. De Italia a Estados Unidos en dos ocasiones y de vuelta a Italia, mi bisabuelo materno. De Italia a Francia y de Italia a Boston, Estados Unidos, los hermanos de mi abuela materna. Y de Italia a Canadá por mi padre cuando tenía diecinueve años y mi madre en la veintena junto con muchos primos de mi padre que ya estaban allí y todos los familiares de mi madre excepto dos hermanas y mi abuela. Probablemente tenga primos en sitios que no sé.

Y ahora yo estoy en Japón, donde tengo dos hijos con ascendencia ítalo-canadiense y japonesa. Mi mujer bromea acerca de dónde vivirán mis hijos algún día, pero creo firmemente que la historia de la migración de los Tesolat acabará conmigo. No deseo que mis hijos sean peregrinos como todos mis padres.

Mi mayor miedo si sigo viviendo en Japón es que mis propios hijos se conviertan en lo que yo me he convertido para mis padres, un hijo que es incapaz de comprender plenamente las vidas y el idioma de mis propios padres. Temo que mis  hijos también se convertirán en forasteros para mí. Esta es la soledad que todos nuestros padres y abuelos inmigrantes debieron sentir, y ahora será mi turno.

Desde que vine a Japón, un país con muy pocos inmigrantes europeos, siento un lazo especial con mis padres y parientes que fueron peregrinos antes que yo. Recuerdo mis largas conversaciones telefónicas con una querida tía, y cómo me hablaba de una forma completamente diferente cuando me fui de Canadá. Me hablaba de una forma más íntima, como si yo, al ser también un inmigrante, pudiera entender su corazón mucho mejor. Por supuesto, nunca tuve las dificultades económicas que ella tuvo, y nunca dejé mi país natal por problemas económicos (aunque también dejé Canadá por una recesión que hacía difícil encontrar trabajo), pero ella nunca me habló de esas cosas. Me hablaba sobre la soledad de ser una forastera en una tierra extraña, de no estar con su propia madre, y eso podía entenderlo de verdad… Escucha mi súplica, Yavé, presta oído a mi grito.

Igual que la soledad del inmigrante, hay una soledad que se siente cuando estás enfermo, o paralítico, como en mi caso.

Pienso en mi propia situación. Paralizado repentinamente a la edad de 39 años con dos chicos pequeños que criar en un país que no es el mío. La soledad también me visita de vez en cuando.

La soledad no lo abarca todo. La vida no se detiene por el enfermo o el inmigrante. La familia y los amigos se casan, nacen niños y se les bautiza, crecen, van a la escuela, empiezan a trabajar, se enamoran y por último se casan y nos hacen abuelos. Hay demasiadas buenas personas y buenas cosas a nuestro alrededor como para que nos sintamos siempre solitarios.

Pero igual que un viejo amigo de quien nos olvidamos a veces, la soledad nos hace una visita.

A mí me visita cada día, cuando abro los ojos por la mañana. Se queda sólo un rato, pero lo bastante como para que yo sepa que todavía está ahí. Estoy seguro de que me visitará menos en el futuro.

La soledad visita a los inmigrantes especialmente cuando alguien muere o cae enfermo en el país natal. Cuando les arrancan otra raíz que les une con el pasado. Recuerdo aquellos momentos en casa, cuando era pequeño, y recuerdo cuando mi padre murió mientras yo estaba en Japón. Puedo imaginar como se sintió mi familia cuando les llamé para decirles que había quedado paralítico.

La soledad también nos visita en ocasiones felices cuando, pese a todas las personas que nos quieren y que hay a nuestro alrededor, el inmigrante piensa en todos aquellos que no están; una madre, un hermano, un hijo. Puedo imaginar cómo se sintieron mis propios padres durante las ocasiones felices en Canadá porque sé que la soledad les visitó igual que me visitó a mí en el nacimiento de mis dos hijos, lejos de su propia abuela en Canadá.

Y también me visita cuando veo padres que juegan con sus hijos, montan en bici, corren por el parque; todas las cosas que ya no puedo hacer con mis hijos. Cuando veo estas cosas puedo sentir la mano de mi viejo amigo sobre mi hombro.

Los que están junto al inmigrante y el enfermo nunca podrán borrar completamente este sentimiento de soledad, pero pueden aumentarlo, sobretodo cuando la sociedad en su conjunto les hace sentirse rechazados y no intenta satisfacer sus necesidades. Y esto es lo último de lo que quiero hablar hoy. Está relacionado con toda Italia, el lugar que sólo conozco por las historias de mis padres.

Hoy leía en el periódico acerca de las reacciones de los italianos hacia los gitanos en Italia. El sesenta por ciento de los italianos creen que son criminales y también había otras noticias despreciables de violencia popular contra los gitanos. Pido a los italianos que recuerden a los emigrantes que dejaron Italia en busca de una vida mejor porque su país no podía ocuparse de ellos. De hecho, estos emigrantes al dejar Italia ayudaron a que el país volviera a unirse tras la guerra.

Y también pido a los que estáis en Italia que veáis unas palabras y cifras importantes de Canadá.

…entre los atacantes la mayoría son extranjeros, sobretodo italianos, de quienes se ha dicho que se disponen a defender sus demandas a punta de navaja, el arma nacional de los “spaghetti”…” (Daily News 1906).

Una multitud de niños vienen gritando desde alguna pequeña calle lateral. Son pequeños miserables y sucios, con el pelo despeinado y las ropas rasgadas. Te preguntas por qué no están en la escuela.” (Margaret Bell, acerca de las condiciones sociales de los italianos en Toronto, 1912).

Y para que no penséis que escribo sobre historia antigua, en 1977 un sondeo de Gallup para estudiar por primera vez la postura de los canadienses frente a los italianos informó que un 40% de los canadienses les relaciona con el crimen.

Una sociedad que se vuelve contra los extranjeros que hay en ella pronto se convertirá en una sociedad que se vuelve contra otros miembros más débiles y les tratará como una carga. Primero los inmigrantes, luego los ancianos y luego los enfermos; y eso sólo agudizará la soledad que sienten.

Por otra parte, una sociedad que da un paso en favor de los solitarios conseguirá grandes cosas.

No gracias a la ciencia, sino a un sentimiento de hermandad humana; así conseguiré mis células madre.


Translator: Pedro Solano 

¡Dedicado a todos vosotros, del M.HOSPITAL! Lanzada la versión en Japonés

From 15 September 2010 StemCells&AtomBombs: 



Versión en japonés en www.Kansaibo-Genbaku.blogspot.com
Hoy (16 de septiembre de 2010) se celebra el lanzamiento de la versión japonesa de StemCells&AtomBombs 【幹細胞&原爆】 en www.Kansaibo-Genbaku.blogspot.com, y se están preparando las versiones en ruso, italiano, francés, chino, alemán, y rumano.

Como éste es mi último día en el hospital, me parece oportuno dedicar mi nuevo blog a todas las personas del M. Hospital que me han ayudado durante este último año.

A todos vosotros del M. Hospital, me gustaría daros las gracias desde lo más profundo de mi corazón. Desearía haber podido decíroslo directamente, pero si lo hubiera intentado, las lágrimas se habrían llevado las palabras de mi boca, y nunca habríais oído mi agradecimiento.

Sé que he hablado con muchos de vosotros sobre las células madre durante mis días en el hospital. Espero que tengáis tiempo para leer este blog. Habrá actualizaciones periódicas y me encantaría saber que leéis mis palabras, para que podamos continuar nuestra conversación. Si os registráis para recibir estas actualizaciones, os aseguraréis de que estemos siempre en contacto.

Extended el mensaje en cualquier idioma que podáis.
Recordemos que no todo el mundo es inglés. ¿Hablas otro idioma? ¿Te gustaría convertirte en traductor voluntario para StemCells&AtomBombs? Envíame un e-mail. Así es cómo funciona - gente ayudando gente.


Translator: Pierre-joseph López Ardisana

Monday, April 4, 2011

Malgastados

From 31 July 2010 StemCells&AtomBombs: Wasted



"El hecho de que el gobierno no juegue un papel central en su planeamiento y coordinación es la razón principal por la cual las terapias con células madre no han dado lugar a la cura de enfermedades y este fallo te costará dinero ahora y más aún en el futuro."

Hoy comienzo con una declaración atrevida. Simplemente hacer una declaración como esta sin explicación alguna crea reputación de chiflado. Pero si te sientas con alguien en la mesa de su cocina y conversas acerca de las razones encontrarás mucha comprensión y tal vez incluso algo de ira. Así que hoy, trae una silla, saca las tazas y sirve el café. Hablemos de este incumplimiento de la cura de enfermedades.

Aclaremos algo primero. El objetivo del artículo de hoy no es criticar a las compañías que hacen investigación con células madre por dar a las ganancias más importancia que a la cura. Esto sería como criticar a los gatos por comer ratones. Pero seré claro; las ganancias están interfiriendo con la búsqueda de una cura. Admitámoslo, la compañía que cura lesiones de la médula espinal o diabetes tendrá enormes ganancias, y por lo tanto no tiene motivación para compartir sus investigaciones. Esto ocasiona duplicación con tres, cuatro, o cuatrocientas compañías haciendo la misma investigación porque no hay beneficio para las compañías privadas en la coordinación o intercambio de trabajo. Esto es un malgasto no solo de dinero sino también de recursos y potencial humanos.

Daré un ejemplo claro para que la gente no piense que simplemente estoy inventando todo esto. Associated Press reportó el 11 de junio de 2010 que "(e)n un paso inusual, una docena de compañías farmacéuticas en competencia han accedido a intercambiar la información de miles de pacientes de Alzheimer con la esperanza de que la nueva información genere nuevas ideas para tratamientos… es el tipo de colaboración que representa un cambio radical en el pensamiento acerca de cómo acelerar el desarrollo de medicinas… Ha sido liderizado por el Critical Path Institute, una asociación sin fines de lucro con la FDA (Administración de Alimentos y Medicinas) que aspira a acelerar el descubrimiento de nuevas medicinas."

Ahora reparemos en las tres palabras más importantes de este artículo. Las encontrarán en letras negritas en la historia.
Inusual: Esto no es algo que pasa regularmente con las compañías de investigación médica, de ahí el uso del adjetivo ‘inusual’. No es la norma en investigaciones con células madre tampoco. Entonces, ¿por qué ocurrió? Ocurrió porque esfuerzos anteriores de las compañías privadas han fracasado. No soy yo el que dice que estas compañías han fracasado, ha sido Associated Press.

Acelerar: Aumentar la velocidad. Hacerlo más rápido. Esto ocurre porque cuando hay colaboración intercambias información y no gastas dinero (en la mayoría de los casos proveniente de impuestos) en repetir los mismos experimentos fallidos. De nuevo, no soy yo quien dice que la colaboración aceleraría la investigación, es la Administración de Alimentos y Medicinas de los Estados Unidos.

Sin fines de lucro: No hay ganancias. Por supuesto que tiene que ser sin fines de lucro. Cuando hay ganancias de por medio nadie coopera. Eso no quiere decir que las ganancias sean inherentemente malas, pero no llevan a la cooperación. A la clase de cooperación a la que son forzadas las compañías privadas ahora después de años de fracasos debidos a la falta de cooperación.

Además de ser un malgasto de recursos humanos, estaría bien si fuese solo su propio dinero el que están usando para financiar la investigación, pero NO LO ES. Los gobiernos en todo el mundo están usando tu dinero para financiar iniciativas privadas cuyo objetivo es generar ganancias mientras tratan de desarrollar terapias con células madre, lo cual no me suena mucho a libre empresa.

Demos un vistazo a los tres billones de dólares del ejemplo del fondo de Células Madre de California. Ahora, antes de que comience a recibir comentarios diciéndome que este fondo contradice mi lógica de que el gobierno no está jugando un papel suficientemente grande, déjenme aclarar tres puntos.  Cosas buenas salen de este fondo Y es una pesadilla burocrática Y un uso ineficiente de los impuestos porque no es suficiente, así que es en realidad un malgasto de dinero. (Trata de comprar una botella de soda de un dólar por 25 centavos y verás de qué hablo. El vendedor aceptará tu moneda si insistes pero no te dará la soda.)

Ahora déjenme decirles por qué no es suficiente. No es suficiente porque son SOLO tres billones de dólares e incluso después de seis años el fondo solo ha sacado un billón para financiamiento. Sí, SOLO un billón (está calculado que los otros dos billones tomarán siete años más en ser asignados).

Para que te des una idea de cuán poco es un billón de dólares, te daré un dato interesante.

Úlceras por presión. La gente con lesiones de la médula espinal las sufre y pueden ser no solo incómodas sino también peligrosas. El costo de tratar este simple problema secundario relacionado a la lesión de médula espinal es de 1,2 billones de dólares por año tan solo en los Estados Unidos. De forma que es así de poco lo que es un billón de dólares en el financiamiento de células madre.

Recuerda, las lesiones de médula espinal son tan solo un potencial problema de salud que podría ser curado usando terapias con células madre; hay aproximadamente otras setenta afecciones. Si a esto agregas el costo de tratar estas enfermedades verás que una CURA es mucho, mucho más barata que su cuidado. El incumplimiento de financiar apropiadamente las investigaciones con células madre no es gratis, y te está costando dinero y te continuará costando en el futuro.

También, la burocracia que se necesita para controlar el financiamiento es cara; tan solo el fondo de California utilizará 1,25 millones de dólares (sin incluir el costo del personal) en crear un programa de computación para monitorizar y seguir las solicitudes de financiamiento (quitándole dinero a la propia investigación de células madre, además de que toma mucho tiempo. Básicamente tienes un montón de centros de investigación públicos y privados (de nuevo, tu dinero se va a financiar ganancias privadas) y estos hacen solicitudes. Estas solicitudes necesitan revisarse una y otra vez. Esta es una de las principales razones por las cuales demorará trece años gastar tres billones de dólares en subsidios que se necesitan desesperadamente ahora.

Y California no es el único lugar que hace esto. Maryland, Nueva Jersey y Nueva York, más el gobierno federal de los Estados Unidos, tienen sus propios fondos con su propia burocracia para administrarlos. Luego extiende esto para incluir a los principales cinco o seis países en la investigación de células madre y lo que obtienes es ¡UN MALGASTO MASIVO! Este es dinero que se está usando exclusivamente para administrar el dinero de la investigación de células madre. Dinero que nunca creará un nuevo ojo, ni curará la esclerosis múltiple.
Debemos aplaudir a California y a los otros estados norteamericanos por sus agallas en financiar células madre cuando la Casa Blanca de Bush les negaba fondos, pero por el bien de todos, debemos criticar la forma ineficiente y despilfarradora en que se está haciendo.

Puedo criticar todo lo que quiera, mas si no comienzo a sugerir alternativas seré tachado de verdadero chiflado. Pero el blog de hoy ya está demasiado largo, así que les daré un descanso y me invitaré a mí mismo a un café otra vez durante el próximo artículo acerca de una manera eficiente y alternativa de financiar, administrar y planear la investigación de células madre.

P.D. Solo un pequeño ejercicio divertido. Encontré la información acerca del Alzheimer usando un alimentador de noticias, pero recibo montones de artículos que reviso todos los días. Como quería usar la información para el artículo de hoy y no podía recordar el nombre del artículo, hice una simple búsqueda para tratar de encontrarlo de nuevo. Pruébala.
1. Google: "alzheimer's companies share research (compañías de Alzheimer intercambian investigaciones)" – encontrarás la historia que enlacé y muchas otras.
2. Google: "stem cell companies share research (compañías de células madre intercambian investigaciones)". Esperaba encontrar historias similares a la historia del Alzheimer acerca de compañías intercambiando información. Al principio no entendí los resultados de la búsqueda cuando obtuve un montón de noticias financieras relacionadas a las células madre. A ver si sabes por qué. Si conoces las dos acepciones de la palabra share en inglés (compartir, y acción en una compañía) le da un nuevo significado a "compartir y compartir por igual".


Translator – Melissa González

Sunday, April 3, 2011

¡Qué caro!

From 25 July 2010 StemCells&AtomBombs: That's expensive.


Estoy probando mi nueva silla de ruedas. En realidad he probado muchas sillas de ruedas diferentes; la gente puede llegar a pensar que probar sillas de ruedas es mi nueva afición.

150,000YEN=$1500USD


La primera vez que me dieron una silla de ruedas distinta a la de los hospitales para que la probara, mi familia y mis amigos estaban tremendamente impresionados por lo deportiva que parecía. Pero para cuando hube probado el quinto modelo, estoy seguro de que estaban pensando: “¿En qué se diferencia esta silla de la primera, la segunda o la cuarta?” Bueno, cuando tienes que estar sentado en una silla de la mañana a la noche quieres que la silla sea perfecta, porque tienes que estar CONSTANTEMENTE sentado. Hasta que encontré la silla de bipedestación.

Los que tienen lesiones de médula espinal ya sabrán de lo que hablo pero, para aquellos que no lo sepáis, aquí os dejo algunos enlaces: Levo Standing Wheelchair, Hero Standing Wheelchair, y si buscáis en Google “silla de bipedestación” encontraréis otras.

450,000YEN=4,500USD


Estar de pie no solo es genial, sino que además tiene muchos beneficios para la 
salud, como prevenir la atrofia muscular y mejorar las funciones renales y urinarias. Esta vez nadie parecía aburrido con mi último modelo de prueba. Recibí muchos comentarios positivos al respecto; pero el comentario que me chocó más fue: «Parece caro».

«Claro que es caro; es alta tecnología —dije— y hace que me ponga de pie». Y es caro, cuesta aproximadamente 450.000 yenes (unos 4.500 dólares) y hace que me ponga de pie, pero no estaba realmente convencido de mi propia afirmación. Así que, como tengo mucho tiempo libre, reflexioné un poco sobre esta silla de ruedas de “alta tecnología”.

Todo habéis visto una silla de ruedas, así que seamos realistas: a pesar de todos los accesorios, la estructura en sí no es de una alta tecnología mayor que la de una bicicleta, y no pagaríais 4.500 dólares por una bicicleta. El mecanismo “de alta tecnología” de bipedestación es un elevador hidráulico (que ya existe desde hace varios siglos).

Por supuesto, todos sabemos la respuesta básica a esta afirmación: una unidad es cara porque no hay volumen de ventas. Respuesta número uno: ¡correcto!

La respuesta número dos es más complicada. Todos conocemos alguna supuesta teoría de precios, la teoría de “lo que pueda tolerar el mercado” pero, ¿4.500 dólares es realmente “lo que puede tolerar el mercado”? En el caso de las sillas de ruedas, parece ser más bien “lo que los seguros pueden tolerar”. En muchos casos, las compañías aseguradoras, ya sean públicas o privadas, ayudan a pagar el increíblemente alto precio de estas máquinas de baja tecnología, por lo que los gastos inflados terminan siendo cubiertos por las primas de aquellos que no utilizan sillas de ruedas.

En los casos en los que las aseguradoras públicas o privadas no ayudan a pagar los gastos de la silla, el sistema de precios de “lo que el mercado puede tolerar” colapsa totalmente, ya que con una tasa de desempleo del 63% (EE UU) las personas que no están aseguradas no pueden permitirse ese gasto; esto reduce el mercado y sube de nuevo los precios.

Pero este blog trata sobre células madre, no sobre sillas de ruedas. Antes de que me critiquen por cambiar el enfoque de esta entrada me gustaría discutir sobre la empresa francesa de cocina ACME para una rápida lección de economía.

John Q le pidió a ACME que propusiera un nuevo manjar. Estaba tan desesperado por agradar a su paladar que aceptó no sólo en pagar los gastos de todos los ingredientes que la empresa iba a necesitar para crear el nuevo plato (fueran o no utilizados en la creación final), sino también pagar la educación de todos los empleados y chefs de ACME. Y lo más importante: fue John Q el que dio el dinero a la empresa para que pudiera contratar y pagar a chefs de gran prestigio (y otros menos prestigiosos).

Después de muchos años la empresa ACME había terminado la creación y John Q se encontraba listo para comer. Cuando supo que el nuevo plato estaba en fase de preparación, comenzó a pasar hambre a propósito para poder disfrutar realmente de este manjar. Por último, se sentó en una mesa decorada con sus mejores galas. El mismo presidente de ACME le sirvió la comida con cubiertos de plata con diamantes incrustados y porcelana de la China. Cuando el presidente se acercó con una bandeja de plata cubierta, John Q no podía casi contenerse.

Lo que ocurrió después lo dejó sin respiración. Cuando el presidente destapó
la bandeja y le reveló el contenido, lo único que vio fue una factura
astronómica. Supo que tendría que pagar algo pero, tras haber financiado
todo el proyecto, pensó que no tendría que pagar TANTO. No podía
permitírselo y cuando preguntó la razón de tan exagerado precio, se quedó
estupefacto con la respuesta.

El presidente de ACME informó a John de que, ya que fue él mismo quien tomó el riesgo de crear tan extravagante manjar, el precio era más que justo.

John replicó: «Ya he pagado esto. Fui yo el que os mantuvo trabajando y el que pagó durante los años previos a la creación». El presidente de ACME dejó a John aturdido. Simplemente se fue. John se encontrada con el estómago y los bolsillos vacíos.

Ahora una encuesta rápida. ¿Cuántos pensáis que estafaron a John?

Quizá no haya necesidad de continuar hablando sobre la investigación de las células madre en la entrada de hoy. No quisiera dar la lata a nadie.


Translator: Irene Corchado Resmella